Determinación de la profundidad de carbonatación del hormigón

La caracterización del estado de conservación del hormigón puede realizarse mediante la verificación de la profundidad de carbonatación del material, con la aplicación de un indicador químico de fenolftaleína en perforaciones o sondeos previamente ejecutados en la superficie del material. La carbonatación es un proceso corriente en el deterioro del hormigón y resulta de la reacción del hidróxido cálcico con el dióxido de carbono del aire, formando carbonato cálcico y agua. Este proceso es acompañado por la reducción de la alcalinidad del hormigón, lo que favorece la pérdida de la capa de recubrimiento de éste,  pudiendo activar el proceso de corrosión de las armaduras en presencia de agua y oxígeno, lo que lleva a una degradación más acelerada y a una reducción de la durabilidad del hormigón armado. Por último, este ensayo permite determinar la profundidad y la extensión de las zonas de hormigón a reparar.



Impresso em ncrep.pt